jueves, 30 de diciembre de 2010

Una tormenta sileciosa

Es verdad, llega un momento en que no sabes nada. No puedes hacerte una idea del futuro, deja de haber certezas, tienes miedo. Pero al menos dejas de pedir disculpas.